Colchón de cuna y la salud de tu bebé - Colchón de Cuna

El colchón de cuna puede hacer mucho por la salud del bebé

Es muy importante que tomes todas las precauciones para asegurar la salud del bebé, y evitar situaciones de peligro, como el Síndrome de la Muerte Súbita. Insistimos, no es probable que ocurra, pero es bueno prevenir para reducir aún más el riesgo. Así que te aconsejamos que leas con atención todos nuestros consejos al respecto.

Principales factores riesgo para el bebé

  1. Posición al dormir: desde que la Asociación Americana de Pediatría promovió la campaña ‘Back to Sleep’ en los años noventa, con la que se aconsejaba dormir al bebé boca arriba para evitar el Síndrome de la Muerte Súbita. La hipótesis es que los bebés que duermen boca abajo tienden a alcanzar una mayor temperatura, a tener apneas (pausas de la respiración) y a respirar el aire ya respirado. En todo ésto el colchón de cuna juega un papel muy importante. Así que acuéstalo boca arriba, o de lado. Mientras tu bebé no se pueda dar la vuelta en la cuna, debes acostarlo boca arriba para dormir, y cuando empiece a poder voltearse el riesgo de sufrir este síndrome habrá disminuido mucho. De todas formas, tendrás que seguir alerta para asegurar la salud del bebé siempre.
  2. Exceso de calor: puede haber un exceso de temperatura al dormir boca abajo, o por estar en ambientes cargados, cerrados o especialmente húmedos y calurosos. Estate pendiente de ventilar la habitación en la que se encuentre tu bebé y no trates de sobreabrigarlo, especialmente si tiene fiebre, bronquitis, neumonía o cualquier otra infección de las vías respiratorias. Aunque hay bebés que no sudan o lo hacen poco, lo contrario no es preocupante, puesto que lo hacen para regular su temperatura corporal, como todos. No obstante, debes tener cuidado porque cogen mucho calor con facilidad. Así que vigila la ropa que lleva puesta, la temperatura ambiente así como la cantidad de sábanas en la cuna. Si ves que suda o que le salen rojeces en las mejillas, puede que tu hijo esté pasando más calor del que debería. También si tiene fiebre o respira de forma agitada.
  3. Colchón de cuna: las superficies blandas son un factor de riesgo, ya que tu bebé puede hundirse, y eso significa no respirar bien y pasar calor. Además una superficie blanda que se adapte a su espalda puede no dejarle crecer bien.

Nuestro consejo es que evites los colchones de cuna blandos, así como los almohadones y las mantas mullidas o demasiado pesadas. Ten en cuenta estas consideraciones:

  • Firmeza: la columna de un recién nacido todavía tiene la forma de C de la barriga de mamá, y mientras duerma poco a poco irá adoptando su forma definitiva. Tenlo claro, siempre y cuando no sea demasiado rígido, el colchón firme es la mejor opción para la formación de su espalda y su desarrollo motor (esta firmeza siempre debe estar combinada con la transpiración). Como ves, los bebés tienen necesidades distintas y por eso un colchón bueno para nosotros no es un colchón bueno para ellos.
  • La ropa de cuna: un bebé necesita una temperatura más baja que la nuestra, entre 16 y 20ºC. Por eso es mejor que cambies las mantas por sábanas de algodón. Debes ajustarlas a los lados de la cuna y cubrirle solo hasta el pecho con los bracitos por fuera, así evitarás que se desplace hacia abajo y todos los peligros que eso conlleva. Si piensas que puede tener frío lo mejor es subir la temperatura del cuarto alrededor de los 24ºC, o ponerle un saquito o un pijama que le abrigue más.
  • Elige los certificados: un colchón de cuna no tóxico, atérmico (que no transmita ni frío ni calor), firme y muy transpirable es lo mejor que puedes encontrar. Aun así no te fíes de lo que te digan y busca siempre los mejores certificados.
  • Otras consideraciones: tu futuro hijo puede dormir perfectamente con su chupete, el movimiento de succión le abre las vías respiratorias y lo mantiene en un sueño no demasiado profundo, esto es algo muy bueno. Pero si no le apetece llevarlo, no le fuerces. Por otro lado, no es malo dejar al bebé dormir en el cuarto de los papás. De hecho, en los primeros seis meses es muy recomendable que duerma cerca de los padres. Recomendamos que sea en la misma habitación, pero no en la misma cama por riesgo de aplastamiento o asfixia. Elige lo que tú quieras, pero protege siempre la seguridad del bebé. También insistimos en no dejar juguetes en la cuna, puesto que pueden ser peligrosos, y prescindir también de las chichoneras o protectores de cuna. Si los utilizas, que sean compactos y sujétalos bien a la cuna. No está demás estar pendiente de los hermanos y de otros niños pequeños que estén cerca del bebé. Los niños son niños y pueden tener juegos poco apropiados para un bebé. Creemos que es importante transmitir esta información a todas las personas que vayan a estar en contacto con el bebé, cuantas más personas sepan cómo cuidar y proteger la salud de tu bebé mejor.

Estos sencillos consejos te pueden venir muy bien para tomar precauciones en casa y en tu día a día. Recuerda que los padres son los que mejor conocen a sus hijos, y los médicos los que más les pueden ayudar. De todas formas, para todo lo que necesites puedes ponerte en contacto con nosotros.

12 de febrero, 2014 3 comentarios colchon de cuna sillones de lactancia

Comentarios

3 comentarios

  1. […] colchón de cuna de tu bebé debe estar completamente limpio, seco, firme y muy bien ajustado a los laterales de la […]

  2. […] Ten en cuenta que una vez nazca,  su colchón de cuna será el encargado de proteger entre otras cosas, la piel de tu bebé. […]

  3. […] tanto, no se utilizan para la fórmula para el biberón. La lactancia natural es una gran opción. Junto con el colchón de cuna y unas cuantas pautas, la lactancia materna es una de las principales recomendaciones para luchar contra el Síndrome de […]

Deja un comentario