Consideraciones a tener en cuenta en un colchón de cuna - Colchón de Cuna

Consideraciones a tener en cuenta en un colchón de cuna

Hay algunas cuestiones básicas que debes preguntarte a la hora de ir en busca de un colchón de cuna para tu bebé, independientemente de los materiales con los que esté hecho el mismo.

¿El tamaño es adecuado?

Aunque las medidas de los colchones y de las cunas para bebés suelen ser estándar, siempre es conveniente comprobar que el tamaño es el adecuado para el descanso del bebé. Los colchones suelen ser uno o un par de centímetros más pequeños que la cuna para facilitar que lo puedas sacar para cambiar las sábanas o para cualquier otra cosa. Luego si las medidas estándar de una cuna son 60×120 cm, el colchón suele medir normalmente unos 58×118 cm. Lo mismo pasa con las maxi cunas de 70x140cm, el colchón de cuna suele ser un par de centímetros más pequeño para poder ponerlo dentro sin problemas y además poder ajustar la ropa de cuna.

Debes tener en cuenta que si puedes introducir fácilmente dos dedos entre el colchón y el lado de la cuna significa que el colchón es demasiado pequeño. Esto es importante porque tu bebé podría quedar atrapado o podría no llegar a respirar con normalidad.

¿Es firme?

Te sugerimos que compres un colchón de cuna firme pero no rígido. Tu bebé se adaptará al colchón sin problema, no obstante, no te pases con la firmeza, porque un colchón demasiado rígido presionará las partes blandas del cuerpo de tu bebé, que son muchas.

Otro de los errores comunes es buscar un colchón que se adapte a la forma de su cuerpo. Una superficie blanda se adapta al contorno del bebé, creando riesgo de asfixia y SMSL. Aun así, si buscas un colchón de este tipo presiona sobre el colchón en el centro y en los bordes, debería recuperar su forma con facilidad y no adaptarse a la forma de tu mano.

Luego a la hora de elegir firmeza o adaptabilidad recuerda: los adultos y los bebés tienen necesidades distintas.

¿Es suficientemente transpirable?

Necesitas un colchón lo más transpirable posible que facilite la respiración y regule la temperatura de tu futuro hijo. Además, como los pañales suelen tener fugas, debes asegurarte también de que los líquidos y los olores no se queden en contacto con la piel del bebé, porque es muy sensible y podría afectarle. Así que esto es un tema importante.

Ya hemos hablado alguna vez sobre el problema de las fundas impermeables. Un colchón puede ser transpirable pero con una funda impermeable la circulación de aire se reduce mucho o incluso se anula. Sabemos que no hay muchas más opciones en el mercado, pese a ello te recomendamos que evites las fundas impermeables en la medida que te sea posible.

¿Está certificado?

Las empresas que venden colchones pueden decir muchas cosas, pero solo unos certificados exigentes garantizan que sea verdad lo que afirman. Por ello es importante buscar siempre las certificaciones que aseguren el cumplimiento de los estándares de toxicidad y de higiene recomendados. Y por supuesto, cuántos más certificados busques, mejor será el colchón que encuentres.

Estos son los mejores certificados que garantizan un descanso de calidad con todas las garantías. Los puedes encontrar tanto en un colchón de cuna como en los diseñados para adultos:

  • HYG-CEN Sanitary: es el certificado más riguroso de espumaciones y textiles que garantiza que está libre de sustancias perjudiciales (citotoxicidades) y su calidad a lo largo del tiempo. Tanto es así que está autorizado para ser un producto de uso hospitalario y sanitario.
  • OKOTEX-Clase 1: un buen certificado, pero tiene 4 niveles de certificación. Únicamente Okotex- Clase 1 certifica que todos los materiales utilizados son totalmente inocuos para la salud, y la mejor prueba de ello es que está pensado para estar en contacto con la piel desnuda de un bebé, garantizando completamente su seguridad e higiene. Luego no te conformes con OkoTex, busca siempre la Clase I.
  • CertiPUR: acredita que los materiales utilizados en la fabricación de la espuma no contienen ningún elemento considerado perjudicial tanto para nuestra salud como para la del medio ambiente. También trabaja en términos de durabilidad, así que garantiza que su uso es completamente saludable, además, por mucho tiempo.
  • Sanitized: se encarga de esterilizar y prevenir el desarrollo de bacterias, hongos y ácaros del polvo en los tejidos  de forma permanente.

Un colchón de cuna bonito no tiene por qué ser bueno

Desde Colchón de cuna te recomendamos que dejes los colores y los muñequitos para otros accesorios del bebé: juguetes, ropita, complementos… Su colchón de cuna debe ser un espacio sencillo y neutro. No te dejes guiar por dibujos o telas de colores porque puede que no tengan la funcionalidad necesaria o incluso que esos colores no sean todo lo recomendables para estar en contacto con tu bebé (piensa en los tintes). Así que ya sabes, elige siempre un colchón de cuna práctico y sobre todo seguro.

 

10 de febrero, 2014 3 comentarios colchon de cuna sillones de lactancia

Comentarios

3 comentarios

  1. […] La mejor opción es que le prestes al colchón de cuna la importancia que realmente tiene. Busca el material más transpirable, más inocuo y más respetuoso para tu bebé. Y por supuesto con los mejores certificados. Merece la pena, ¿no crees?. Recuerda además que hay otras consideraciones importantes a tener en cuenta en un colchón de cuna. […]

  2. […] algunos consejos para mejorar el descanso de tu bebé, y garantizar su seguridad dentro de la cuna. El colchón de cuna es igual o incluso más importante que cualquier otra cosa, recuerda que es el lugar en el que más tiempo va a pasar tu pequeño, cuando no esté en tus […]

  3. […] si haces colecho como si no, el resto del día tu bebé debe tener un espacio para él seguro y con un colchón de cuna adecuado.  Por lo demás, descansa con tu bebé donde y cuando […]

Deja un comentario