Recycling new live concept

El problema de las alergias, ¿qué material es mejor para el colchón de cuna?

Todos los padres buscan la mejor superficie para asegurar el descanso del bebé. Los médicos expertos nos recomiendan que la superficie ideal para dormir a nuestro futuro hijo es aquella que no tenga tóxicos, es decir, colchones hipoalergénicos cuyos materiales son inertes (no conducen ni frío ni calor), transpirables y antimicrobianos (resistentes al moho y a los hongos)

Buscando los materiales disponibles para nuestro colchón de cuna nos fijamos en los recursos naturales utilizados normalmente, para ver hasta qué punto cumplían estos requisitos. Está claro que siempre queremos lo más natural para nuestro bebé, pero natural, no siempre significa mejor.

¿Son buenos todos los materiales para el colchón de cuna?

En el mercado existen diferentes tipos de materiales que son usados para elaborar los colchones:

  • Caucho natural/ látex: el caucho natural se cosecha aprovechando la salvia de la Hevea brasiliensis (árbol del caucho común), que crece en una franja de territorio muy estrecha alrededor del Ecuador, a una temperatura de 10ºC. Este caucho se bate y se convierte en espuma de látex. Desafortunadamente, muchas personas son alérgicas al látex natural, por lo que se convierte en un material peligroso para su uso en superficies de descanso, y más para el descanso infantil. Además no transpira, por lo que hay que airearlo continuamente, y por ser un material natural en su mayoría, se deshace con el tiempo.
  • Algodón orgánico: se sabe que la cuarta parte de los insecticidas utilizados en el mundo se dedican al cultivo del algodón tradicional. Además, se añaden tintes igual de contaminantes para el medio ambiente y promueven un sistema de negocio muy poco respetuoso con los Derechos Humanos. El cultivo y procesamiento del algodón convencional supone un 10% de la contaminación total del planeta. El algodón cultivado orgánicamente no utiliza estos pesticidas potencialmente dañinos, luego si te decantas por este material estarás ayudando a mantener el equilibrio medioambiental. El problema es que no está esterilizado y su uso puede suponer el contacto con bacterias propias del algodón en su estado natural. Siempre que sean prendas que se puedan lavar no habrá problema para usarlas en las cunas de bebé.
  • Lana orgánica: esta lana se produce sin hormonas ni pesticidas, tanto en el animal como en su alimentación. La lana es un recurso sostenible porque las ovejas no sufren, les vuelve a salir la lana y se les esquila cada año. Lamentablemente, muchas personas son alérgicas a la lana, así que no está del todo recomendado para su uso en un colchón de cuna.
  • Fibra de coco: los colchones de coco suelen combinarse con otros materiales, ya sea muelles, viscoelástica o látex. Ayudan al núcleo a transpirar y a absorber la humedad (depende de las características de cada núcleo) y suelen ser hipoalergénicos.  El inconveniente es que no recupera al 100% su forma, y si se combina con muelles suelta polvillo, algo poco recomendable para la respiración de tu bebé.

¿Cuál es el mejor colchón para tu futuro hijo?

Casi todos estos materiales podrían suponer un problema para un porcentaje bastante alto de la población debido a las alergias o problemas de transpiración. Además, los colchones para bebés que utilizan estos materiales suelen estar elaborados también con otro tipo de materiales no orgánicos y con productos ignífugos, que hacen que no sean la opción natural que nosotros pensábamos. Como ya comentamos en el artículo sobre los materiales inorgánicos, olvídate de lo que te digan y busca siempre los mejores certificados.

 

22 de enero, 2014 2 comentarios colchon de cuna sillones de lactancia

Comentarios

2 comentarios

  1. […] y lo más importante, acabará relajado y descansando! (en esto también influye su colchón de cuna, claro está). En cuanto aprenda a hablar te contará toooodas las cosas con las que ha soñado. Ahí te darás […]

  2. […] Un buen colchón de cuna es lo único que tu futuro hijo necesita para descansar bien desde el principio. La cuna de bebé debe estar libre de juguetes, protectores y otros objetos blandos, para que el bebé pueda dormir adecuadamente y respirar con facilidad. […]