conseguir que los niños duerman

10 consejos para conseguir que los niños duerman

Seamos honestos. Después de un largo día necesitamos un pequeño descanso para reabastecer y comenzar de nuevo al día siguiente. Saber cómo hacer que los niños duerman puede ser difícil. La paciencia es baja y las frustraciones son altas.

Cómo conseguir que los niños duerman: Terminar las batallas de la hora de acostarse

Pero no tiene por qué ser así. Lo creas o no, puedes hacer la hora de dormir el momento más divertido para toda la familia. La clave es crear una rutina donde todos puedan descansar.

conseguir que los niños duerman

Aquí hay 10 consejos para terminar las batallas en la hora de acostarse y hacer que la rutina nocturna sea agradable para toda la familia:

Cómo conseguir que los niños duerman

1. Haz las cosas difíciles primero

Se trata de empezar la hora de acostarse temprano, por lo que hay mucho tiempo para hacer todas las tareas de lavarse, cepillarse los dientes, ponerse el pijama, etc. sin una batalla.

dormir-sueno-nino

 

Asegúrate de que los niños saben que tienen que hacer ciertas cosas primero antes de que puedan disfrutar de los otros eventos nocturnos de diversión.

Por supuesto, si no están dispuestos a hacer las actividades de limpieza de la hora de acostarse, puedes decirles que no serán capaces de hacer las cosas divertidas.

Puedes darles opciones, y dejar que tengan sus consecuencias … lo que nos lleva al segundo consejo.

2. Opciones de oferta

Ofrece a tu hijo opciones para que pueda ayudar a dar forma al ritual de la hora de acostarse.

De acuerdo con el libro Parenting with Love and Logic, una hora antes de acostarse es necesario hablar con el niño sobre diferentes opciones para que sientan que tienen un papel.

Aquí dejamos un montón de opciones descritas a continuación.

Puedes preguntarle a tu hijo “¿quieres hacer esto esta noche?” Y dejar que seleccionen las cosas que mejor les parezcan.

Encontrarás que sus opciones pueden cambiar dependiendo de su estado de ánimo, niveles de energía y necesidades emocionales.

Al igual que nosotros, los niños son cambiantes y ofreciendo opciones que están honrando sus necesidades de desarrollo.

Un consejo, mantén las opciones relativamente contenidas para no asustarlos.

3. Apagar las luces

Apagar las luces después de la cena ayudará a tu familia a relajarse del ajetreado día ocupado.

De hecho, la iluminación artificial que tenemos en nuestras casas puede resultar estimulante y perjudicial para nuestros ritmos naturales de sueño.

Aún más, la luz tenue ayuda a estimular la producción de melatonina, la hormona del sueño.

dormir niño

Mantén las luces tenues mientras los niños se duchan y pasan por su rutina de acostarse.

La combinación de agua caliente y poca iluminación los relajará y los ayudará a sentirse soñolientos.

También se recomienda que los niños más mayores pueden ducharse con las luces apagadas o con una vela encendida en el baño.

4. Enciende la música

La música suave o relajante, calma a un niño y proporciona una atmósfera reconfortante a medida que transitan la hora de acostarse.

Después de que las rutinas de la hora de acostarse se hayan realizado y el niño esté en cama, puedes permitir que escuchen su música favorita, en volúmenes bajos, por supuesto.

Mientras que la música suave juega de fondo, puedes hablar de cómo ha ido el día con tu hijo, o leer una historia para dormir.

Incluso también puedes influir en la música, cantando juntos y aumentando el vínculo familiar.

5. Participar en un juego suave

Una vez que su hijo se haya acomodado en la cama, abrázate a su lado y haz turnos para crear una historia.

Puedes empezar tú, y luego dejar que él tenga su turno para fomentar la parte creativa y siga con la historia.

También puedes jugar con un juego espontáneo de Charadas. Un ataque de cosquillas es siempre bienvenido y puede obtener las risitas de último minuto antes de que su pequeño se queda dormido.

Leer-es-la-clave-para-hacer-dormir-a-los-ninos

6. Tiempo de la función 

Otra opción, que podría ser ocasional, consiste en ver un espectáculo, como un documentar de naturaleza especial, de media hora antes de acostarse. Puedes utilizar un sillón relax para fomentar el sueño en una posición correcta y cómoda y cuando el niño se duerma, llevarlo a la cama.

Es recomendable que el niño sea quien escoja, pero dentro de unas opciones que puedas proponerle. Asegúrate de que conozca el límite que incluye ver un espectáculo.

Debes mantener la televisión a un volumen bajo para crear un ambiente relajado y tranquilo que le ayudará a dormirse.

7. Cuenta las estrellas

Otro ritual divertido de la noche en verano y si tienes la opción es salir a la zona exterior de la casa, poner una manta sobre el césped, y acostarse bajo el cielo nocturno.

Si la temperatura es fría, deberás sacar mantas extra y acurrucarse debajo de ellas.

Puedes contar las estrellas, buscar estrellas fugaces, señalar planetas o simplemente hablar tranquilamente sobre cómo ha ido el día de tu pequeño.

Si les pides que presten atención a todos los maravillosos sonidos nocturnos (incluso se puede hacer un juego de adivinar que es cada sonido), y esto ayudará a relajarse.

Si tus hijos se quedan dormidos antes de que puedan irse a la cama, simplemente llévalos a la cama (si son lo suficientemente pequeños para ser llevados).

Este es un ritual que incluso los niños mayores disfrutarán.

niños- sueños

8. Hora de acostarse

Si ninguna de las opciones anteriores te convence, prueba esta otra alternativa.

A los niños les encanta comer un bocadillo antes de acostarse, y pueden incorporar esto en su rutina a la hora de acostarse.

Debes preparar un bocadillo especial como un incentivo para que tus pequeños, puede ser algo saludable y delicioso, como rebanadas de manzana o fresas, o puede ocasionalmente disfrutar de su goloso ofreciendo un pequeño tazón de helado comido juntos en Familia (eso sí, deberán cepillarse los dientes después).

Otra gran idea es darles un tratamiento rico en calcio como un yogur, endulzado con un toque de fruta, miel o stevia, que los calmará antes de acostarse además de darles un impulso prebiótico.

9. Explore nuevas historias juntos

Deja que el pequeño escoja una nueva historia para contarle cada noche antes de acostarse, y luego puedes acurrucarte juntos en la cama mientras lo lees.

10. Caminata de pijama

La hora de acostarse no tiene que ser un desafío.

Aprenda a terminar las batallas de la hora de acostarse y haga que los niños se vayan a la cama una experiencia agradable.

conseguir que los niños duerman

Nos encantaría saber sobre tus hábitos

¿Cómo evitas las batallas a la hora de dormir en tu casa? ¡Comparte con nosotros tu rutina de sueño!

12 de julio, 2017 Sin comentarios colchon de cuna sillones de lactancia

Comentarios

Sin comentarios

Deja un comentario