bebé durmiendo en la cuna

Deja de sabotear el sueño de tu bebé en la cuna

1. Deja de “ser su cama”

Las mamás y los papás tienden a pasar demasiado tiempo arrullando y sujetando a su bebé al principio de la noche, antes de que se quede dormido. Como resultado, un bebé aprende a quedarse dormido con esta ayuda, y luego, cuando se despierta durante la noche, no puede volver a dormirse solo. Esto está bien en las primeras semanas, cuando intentas que tu bebé se quede dormido como sea. Pero a los 3 meses, acuéstalo en la cuna somnoliento, pero despierto. Aviso: Llorará por un tiempo, pero pronto aprenderá a quedarse dormido solo.

2. Evita que duerma de camino

Sabemos que no siempre es posible, pero intenta que siempre que sea posible, tu bebé duerma la siesta en la cuna. El motivo es el mismo que el del paso anterior. Si se suele quedar dormido en el carrito o en la silla del coche, asociará el movimiento con dormir y le costará dormirse sin él. Intenta que entre el 50 y el 75 por ciento de sus siestas sean en la cuna.

3. Separa la alimentación de la hora de acostarse

Si das lactancia justo antes de acostarlo en la cuna, cada vez que se despierte por la noche te pedirá comer. Es conveniente que empieces a trabajar cuanto antes (a partir de los 4 meses) una rutina para acostarse. Esta rutina puede consistir en algo tan sencillo como alimentarlo un rato antes y dejar que se calme antes de acostarlo. Otra cosa que puedes intentar es alimentarlo en otra habitación que no sea la de la cuna, así no asociará el sueño con la lactancia.

4. Elige un método que puedas gestionar

Cuando está listo para entrenarse para dormir (no antes de 4 meses), tienes dos opciones. Puedes dejar a tu bebé despierto pero adormecido y dejar que “llore” sin volver a entrar en la habitación. O puedes aumentar lentamente el tiempo entre tus entradas en la habitación. Por ejemplo, cada cinco minutos durante tres noches, cada 10 para las siguientes tres, y así sucesivamente, hasta que ya no entres. Si eliges el método gradual, intenta no acariciar la espalda de tu bebé y reducir el contacto visual. Solo asegúrate de que te vea y luego sal de la habitación.

5. Deja que tu bebé haga algo de ruido

No es necesario acudir corriendo en cada momento en que abre los ojos durante la noche. Es interesante darle la oportunidad de resolverlo por sí mismo y ver si vuelve a dormirse sin tu ayuda. ¿Te preocupa que comparte la habitación con otro nene más mayor? Tranquilízate porque lo normal es que no se despierte, y si lo hace se dará la vuelta y seguirá durmiendo. Si entras cada vez que escuchas un sonido, vas a crear una especie de monstruo del sueño.

 

Como ves, y es lógico, los bebés cogen asociaciones enseguida. Es importante que entiendan cuándo es la hora de comer y cuándo la hora de dormir, cuándo es momento de arrullo y cuándo no. Y tú eres el o la responsable de estas asociaciones.

13 de marzo, 2018 Sin comentarios colchon de cuna sillones de lactancia

Comentarios

Sin comentarios

Deja un comentario