Mi bebé suda, ¿debo preocuparme?

Mi bebé suda, ¿debo preocuparme?

Un colchón de cuna transpirable es esencial para evitarlo, pero hay más situaciones en las que tu bebé puede sudar.

Seguramente te habrás preguntado alguna vez si debes preocuparte porque tu pequeño sude. Llega el buen tiempo y todos empezamos a pasar calor casi a cualquier hora del día. También los bebés notan la subida de temperaturas y pueden llegar a sudar. Pasan más calor que nosotros puesto que su cuerpo es más pequeño y compacto que el nuestro, así que lo mejor será mantener una temperatura entre 16 y 20ºC.

Consejos para evitar la sudoración

 

  • Temperatura ambiente: si el lugar es más cálido, lógicamente es más fácil que suden. Es importante evitar que las habitaciones de los bebés estén cerradas así como los lugares poco ventilados.
  • Exceso de abrigo: abrigar no siempre significa proteger, y mucho menos en los meses de verano. Si no lo necesita, no debes abrigar en exceso a tu hijo. Hay bebés que sudan y otros que no, los mecanismos para regular la temperatura se van desarrollando poco a poco, y depende de cada caso. No obstante, sude o no tu bebé, los adultos deben estar atentos, ya que los bebés pueden llegar a deshidratarse o sufrir un golpe de calor si están demasiado abrigados. Sólo hay que pensar que tu pequeño necesita casi lo mismo que tú cuando pasas calor.
  • Darle de beber más a menudo: ya sea pecho, biberón o agua, es importante reemplazar los líquidos perdidos por la transpiración. De este modo, el bebé estará más cómodo e hidratado. Además, como a veces el calor les quita el hambre, ésta es una buena solución.
  • Ropa adecuada: utiliza ropa ligera y de tejidos naturales. Piensa que cuando tú tienes calor eliges ropa cómoda y fresca. Es muy normal que tengas muy en cuenta todos los cuidados del bebé y trates de protegerlo, pero abrigar demasiado su cuerpo no es aconsejable, y además incomoda a los pequeños.
  • Baños fresquitos: tu pequeño también necesita refrescarse con el agua cuando tiene calor, pero lleva cuidado con el agua demasiado fría, y si vas a la playa o a la piscina no le quites el ojo de encima.
  • Evitar los roces y las rojeces: a los bebés más pequeños conviene darles la vuelta de vez en cuando, ya que mucho rato en la misma posición puede provocar rojeces en su piel, sobre todo con el calor. Cambiar el pañal más a menudo evita que se se acumule la humedad, y no ponérselo en un rato puede ser una buena opción para que esté más cómodo y fresco.
  • Control de la temperatura: lo más importante es evitar salir de casa en las hora de más calor durante el verano, y evidentemente evitar el sol directo. La primera hora de la mañana y la última hora de la tarde son por ejemplo los momentos más apropiados para dar un paseo. Ten en cuenta que una humedad de más del 70% evitará que el sudor se evapore, y necesitamos todo lo contrario. La temperatura ideal de una casa es entre 22 y 24 ºC, así que no la conviertas en un iglú con el aire acondicionado y disfruta de un ambiente agradable. Estos aparatos de aire son artificiales y no convienen a un bebé. Pero si lo enciendes, procura no dejar que al bebé le dé ese aire directamente. Algunos accesorios de bebé como las toallitas o un pulverizador de agua pueden ser buenos recursos para refrescar a tu hijo cuando vayáis de paseo. ¡Seguro que le encantará!

¿Y si suda mientras duerme?

La sudoración del bebé durante sus horas de sueño es algo normal, no obstante, hay algunas cosas que deben vigilarse para evitar que el pequeño acumule el sudor en su colchón de cuna e interfiera en su descanso, especialmente en los meses de verano.

Para mantener la temperatura agradable mientras duerme es necesario ponerle sólo lo imprescindible para dormir y asegurarse de que su colchón de cuna es transpirable. Menos ropa significa menos calor. Con la ropa de cuna pasa lo mismo, unas sábanas ligeras y quizá una colcha fina será suficiente. Aun así controla las capas que necesita según lo veas sudar o no. Si ves que sigue pasando calor puedes secarle el sudor con una toallita para refrescarle.

Intenta evitar que duerma con muñecos porque además de darle calor pueden suponer un riesgo para su respiración. Estos juguetes son más apropiados cuando ya son más mayores.

Desde colchón de cuna esperamos que estos consejos tan importantes para la salud del bebé y tu tranquilidad, sean útiles en tu día a día. Recuerda sobre todo que si tu pequeño se encuentra a la temperatura ideal estará más seguro, de mejor humor y descansará muy bien.

16 de diciembre, 2013 Sin comentarios colchon de cuna sillones de lactancia

Comentarios

Sin comentarios

Deja un comentario