El sueño del bebé - Colchón de Cuna

El sueño del bebé, evita los despertares nocturnos

Estate tranquila, el sueño del bebé es un problema que preocupa a todos lo padres, sobre todo cuando observan que sus niños se despiertan durante la noche. De hecho, entre un 10 y un 15% de los bebés tienden a despertarse por la noches, especialmente en su primer año de vida. Aun así hay algunas cosas que puedes hacer para asegurar el descanso del bebé y, por supuesto, el tuyo.

¿Por qué tu hijo no duerme bien?

Las causas que hacen que el sueño del bebé no sea el deseado suelen ser fáciles de detectar y prevenir. Aquí tienes las más comunes:

  • Darle de comer muy a menudo: cuando un bebé llora, quizá sea por hambre, pero no siempre es así. Si le das de comer cada vez que llora, su estómago se acostumbrará a comer en cantidades pequeñas cada muy poco tiempo. Asociará llanto con comida, y comida contigo. Debes respetar unos horarios para dar de comer a tu bebé, así será más fácil generar una rutina que poco a poco se convertirá en hábito y más tarde en costumbre. Las horas pueden ser aproximadas, no pasa nada si un día cambias la hora de comer, pero ten en cuenta que sus horarios dependen de los tuyos.
  • Mami, ¿por qué te vas?: es la llamada ‘angustia por separación’, pero nosotros preferimos llamarle ‘berrinche por buscar a mamá’. Decimos mamá por ser la figura más cercana, pero también nos referimos al padre o incluso a la dependencia a un objeto, como podría ser un osito de peluche. Suele aparecer entre los seis meses y los dos años edad, cuando empieza a desarrollar su sentido de añoranza. Y es normal, ¿con quién va a estar mejor que contigo? No te angusties, poco a poco le puedes explicar que, aunque quiera, su madre no puede estar siempre. Poco a poco llegará a comprenderlo, y cuando vuelvas tu abrazo le devolverá la mejor de sus sonrisas.
  • Comer para ir a la cama: hay costumbres buenas y otras no tan buenas. Si un bebé está acostumbrado a quedarse dormido mientras come y se despierta, pensará que la única forma de volver a dormirse es volver a comer. Te recomendamos que dejes pasar un rato para acostarlo tras haber comido, así no asociará comer con dormir.
  • Dormir mucho de día, poco de noche: esto nos pasa a todos, y a los bebés también. De todas formas debes tener en cuenta las horas de sueño recomendadas según la edad y tratar de seguirlas. Ten en cuenta que si tu futuro hijo duerme mucho por el día, significará que tú no vas a dormir mucho por la noche.
  • Cambio de pañales nocturno: es mejor que te asegures de que tu bebé se encuentra limpio y seco antes de acostarlo. Será más agradable para él y para ti, porque si te acostumbras a cambiarlo cuando está en el colchón de cuna o a punto de dormir, llorará cada vez que se note mojado, interrumpiendo su sueño y el tuyo.
  • Juegos por la noche: cuanto tu bebé llora por la noche, es más que normal que trates de entretenerlo y calmarlo. Pero no te pases con los mimos, puede llegar a acostumbrarse a despertar únicamente para que le hagas caso. Esta dependencia no es buena para su ritmo de sueño, así que no lo tomes como un juego, su descanso no lo es.

Todas las recomendaciones que te damos son importantes para tenerlas en cuenta, pero no deben convertirse en un manual que hay que cumplir a rajatabla. Nadie mejor que tú para saber qué necesita tu hijo, cuándo y cómo, así que ten en cuenta tu sentido común e instinto protector. Y por supuesto, ¡disfruta al máximo de la experiencia!

5 de febrero, 2014 Sin comentarios colchon de cuna sillones de lactancia

Comentarios

Sin comentarios

Deja un comentario